NO TEMAS, NO ESTAS SOLO

Isaías 54:1-17, Salmos 68:5-6. Considero que la palabra soledad ha asustado a muchos alguna vez en la vida, y lo más triste es que los ha llevado a tomar decisiones equivocadas y erradas; la soledad es buena solo si se canaliza correctamente, es decir si se utiliza para buscar a Dios. Dios nos hizo seres sociables, es decir para tener compañerismo.

Creo que al hablar de solos y solas de una vez nos asaltan varias preguntas tales como ¿y porque no se ha casado, en el caso de los solteros que ya tienen cierta edad? para el caso de las mujeres o de los hombres que son separados.
Dios es el defensor de la desamparada: Como a una mujer estéril: La esterilidad es no ser apta para dar frutos, la manda a regocijarse y cantar: El que aprende a adorar aprende a vencer, lo que necesitas no está en tu encierro, lo que necesitas está en el cielo.

Dios es el padre de los huérfanos: Si una madre sola hace de Dios su marido: el mismo le enseñara a sus hijos, Él les multiplicara la paz: un huérfano no tiene que pelear contra sus ofensores, Dios mismo los escucha y los defiende. Él les da sustento, al huérfano y a la viuda Sostiene, Dios es el salvador de todos.

El pago de satanás es esclavitud, rechazo, de divorcio, orfandad y vergüenza. Pero la recompensa para todo aquel desamparado que decide servirle y creerle a su Dios es la VICTORIA.
Dios les Bendiga, Pastora Mercy Puerto